Noticias

El poder de transformar

Carla Martilotta – Periodista

Un segundo aniversario no es cosa menor. Recordar el primer cumpleaños de la revista feminista pionera en la ciudad de Quilmes remite a fiesta, a emoción y a orgullo. Cantos, cerveza, abrazos y alegría invadían el festejo de esos primeros 365 días de Combativas en la calle. A 12 meses de ese festejo, la alegría se transformó en responsabilidad, la cerveza en copas de leche, los cantos en consignas y el festejo en militancia.

 

Fundar una revista feminista es de por sí una apuesta arriesgada. El liderazgo masculino en la prensa escrita o la comunicación radial de la ciudad no le escapa a la regla y, a pesar de que disputar la palabra a los medios tradicionales en cualquier escala es siempre un desafío, Combativas se plantó y dio frutos.

 

El reconocimiento que el periodismo feminista hace de les otres trae inmiscuida una nueva escala de valores, de compromisos, de aprendizaje, de responsabilidad y, sobre todo, de respeto. Aunque los medios tradicionales de comunicación tengan la intención de incluir la perspectiva de género en sus agendas, el periodismo feminista que trajo Combativas a la ciudad no tiene precedentes, ni semejantes.

 

Las directoras Evelyn Giancristóforo y Belén Marón no solo periodistas. Ambas son militantes de cuerpo y alma. Cualquiera pudo haberlas visto en asambleas, cortes de calle, paros de mujeres, reclamos al gobierno municipal, comisarías y hospitales no solo registrando lo que pasa, sino viviendo en carne propia cada reclamo y cada injusticia.

 

Además, y aquí uno de los ejes de la cuestión, ambas son militantes políticas. A pesar de militar en espacios diferentes, quien las conoce saben que las une un profundo lazo de sororidad. Tanto Evelyn como Belén conocen los barrios, las problemáticas de los sectores marginados, las dificultades de una madre para darle de comer a sus hijos, conocen de ajuste, conocen de falta de acceso a la salud, de falta de jardines, calles, cloacas y un largo y lamentable etcétera.

 

Durante los cuatro años del gobierno de Martiniano Molina las mujeres de la ciudad fueron las principales víctimas del fracaso económico, tal como sucede en cada crisis en cualquier rincpon del país. Sin embargo, el ímpetu del jefe comunal por imitar los pasos de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal hizo que no tome ni una sola medida para revertir la situación.

 

La presentación de estadísticas manoseadas y compromisos vacíos fueron desde el 2015 a esta parte la única respuesta de Molina ante las demandas de los sectores mas vulnerables de la ciudad. Mujeres vulnerables intentaron prenderse fuego dentro del Palacio Municipal y el intendente nunca apareció. Tampoco su secretaria de género, ni sus concejalas. Nadie.

 

Entonces, ¿qué es el feminismo si no está conectado con su pueblo?, lo mismo que un periodismo que no está conectado con su pueblo: una mentira. Combativas, sin embargo, tiene en sus páginas un profundo sentimiento de pertenencia a una ciudad tantas veces castigada y el compromiso de hacer de ella algo mucho mejor. Es por eso, que de cada injusticia hicieron un motivo de lucha.

 

Tener la capacidad de ver, registrar y sentir la realidad de los rincones quilmeños desde una perspectiva de género abre canales de discusión y teje redes de contención. Combativas es, entonces, una puerta a una nueva forma de comunicar en la ciudad. Porque el feminismo tiene el mismo poder que tienen la palabra y la política: el poder de transformar.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s