Noticias

“Nuestra mitad del cielo”

Nuestra mitad del cielo

Cierro los ojos. Respiro olor a mar. Estamos en una Mar del Plata llena de viento y marines. Es el año 2005. Es octubre. En noviembre viene Bush a la Argentina. Gritamos bien fuerte que no lo queremos en nuestro territorio. Nos cortan la luz. La ciudad se queda a oscuras. Y la energía del movimiento de mujeres hizo temblarlo todo. Y cambió mi vida y, sin dudas, la de muchas.
Era el Encuentro Nacional de Mujeres número 20 y era el más numeroso hasta el momento. Después se multiplicarían, pero eso todavía no lo sabíamos.
El Encuentro, el encontrarse con otras, que no soy yo y somos nosotras, y salir fortalecidas para dar vuelta el viento. Es, sin dudas, una de las experiencias más revolucionarias y es la base del feminismo que transitamos.

Somos hijas de las Madres con M mayúscula, y de muchas que estuvieron antes. De las que gestaron los Encuentros. Somos hijas también de las pibas que coparon las plazas por el aborto legal, seguro y gratuito. Somos un movimiento heterogéneo, diverso, de enorme lucha, canto y baile.

Y somos un movimiento político, donde algunas también somos militantes políticas. Así llegué a la lucha de las mujeres y reivindico ese camino: en la lucha por una revolución que barra con lo podrido de esta sociedad, y construya una nueva, sin opresión. Y esa también es una forma de transitar el feminismo, donde el género y la clase se abrazan y caminan a la par.

La lucha de estos años nos permitió tender redes entre nosotras, aprendimos a trabajar juntas cuando pensábamos distinto, a unirnos con fuerza para imponer agenda. Así lo hicimos en Quilmes con la Emergencia en Violencia que le arrancamos al gobierno de Molina. Una gran conquista y una deuda de este gobierno, que esperamos que se haga efectiva en el próximo.

En esas calles quilmeñas, en las reuniones y en el Concejo Deliberante estaban las Combativas, retratando la lucha que llevamos adelante. Y también con las compañeras nos dimos la mano y luchamos juntas bancando un medio feminista y autogestionado.

Tenemos grandes desafíos por delante. La política de Macri avanzó sobre nuestros derechos, hasta los más básicos como alimentarnos. Miles de mujeres en las barriadas populares protagonizan la lucha por darle de comer a los pibes y pibas. Y esas miles son el feminismo popular que se vuelca masivamente a las calles con sus movimientos sociales, que discuten también la vida de las mujeres.
Transformar nuestras realidades, las más inmediatas y las no tanto, las del dolor del hambre y la violencia, las de las muertas por aborto clandestino, las de la desigualdad económica, todas esas, es nuestra tarea.

En eso estamos. Vamos a tomar por asalto nuestra mitad del cielo.

_Romina G. Amaya Guerrero_
Militante Partido del Trabajo y del Pueblo e integrante de la Comisión de Mujeres de Quilmes, Berazategui y F. Varela

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s