Noticias

Denunció una violación y la Justicia no respetó su identidad de género

Por Cecilia González para Agencia Presentes

La mañana del 18 de febrero, Ian, un joven trans de 22 años, acudió a la oficina de las Fiscalías Descentralizadas de Malvinas Argentinas (provincia de Buenos Aires) para denunciar que, hacía apenas unas horas, había sido violado por Cristian M., su amigo y maestro de piano de 49 años.

Pero Ian sintió una nueva e inmediata violación a sus derechos. Denuncia que los empleados de la fiscalía no respetaron su identidad de género y dice que se refirieron a él en todo momento en femenino. Que aunque se autopercibe como varón trans,  los operarios judiciales redactaron la denuncia con su nombre de mujer y, a lo largo del relato escrito, utilizaron géneros de manera indistinta, con atribuciones como: “interrogado”, “nacida”, “soltera”, “hijo de” o “la dicente”. Todo esto, a pesar de que correspondía que lo hicieran en masculino por pedido del denunciante y por lo que marca la Ley de Identidad de Género que rige en Argentina desde 2012.

Carolina Abregú, responsable zonal de la organización Furia Feminista en Malvinas Argentinas, explicó a Presentes que están acompañando a la víctima y quieren para visibilizar que la justicia sigue infringiendo la Ley de Identidad de Género. También que Ian necesita un abogado que siga la denuncia por la violación física sufrida.

“Ni en Malvinas ni en José C. Paz hay oficinas de diversidad de género. Existen muchos vacíos estatales, grietas que estamos tratando de reparar para que Ian tenga ganas de seguir luchando y haya justicia por lo que le pasó. Los derechos son vulnerados todo el tiempo”, dijo Abregú.

El denunciado es un profesor de piano que la víctima conoce desde hace años y con quien forjó una relación de amistad. La víctima contó que salieron juntos la noche del 17 de febrero. Durante la madrugada, Ian quiso irse a su casa pero Cristian M. lo convenció de que mejor fueran a la suya, en José C. Paz, ya que habían bebido bastante. Ian dijo que llegó mareado, se sentía mal y el agresor se aprovechó de su estado para violarlo.

Según contó Ian, apenas logró irse, se dirigió de inmediato al Polo Sanitario de Malvinas Argentinas. Pero allí, dice, no quisieron atenderlo, ya que le advirtieron que para brindarle servicio médico post violación primero debía realizar una denuncia penal y luego acudir al Hospital Carrillo de Ciudadela.

En apenas unas horas, Ian fue violado, le negaron atención médica y no respetaron su identidad de género en la fiscalía de Malvinas Argentinas, a pesar de que, al llegar, explicó que era varón trans y que el DNI con su cambio de identidad estaba en trámite.

“Los empleados de la fiscalía le dijeron que tenían que ponerle el nombre de su DNI actual, que es femenino, pero eso no es legalCuando se interpone una denuncia judicial no es necesario presentar el documento, tienen que tomarla con el género con el que se autopercibe la víctima”, señaló Abregú.

La activista advirtió que no es la primera vez que esto ocurre. Furia Feminista interviene de manera frecuente en casos de personas a quienes no se les respeta su identidad de género.

“Nos interesa que esto no se repita. Fuimos a la Fiscalía de Malvinas Argentinas a reclamar el trato que le habían dado a Ian y nos pidieron disculpas, pero no es suficiente. Como operarios judiciales deben conocer y respetar estas cuestiones, no es posible que los ciudadanos tengamos que decirle a la Justicia cuáles son las leyes que debe aplicar”, dijo.

Abregú precisó que la causa penal por la violación que sufrió Ian fue trasladada a la Unidad Fiscal de Investigaciones (UFI) 14 de San Martín, especializada en delitos sexuales, con el número N 15-01-005604-19/00.

Argentina está a la vanguardia en materia de legislación en identidad de género en América Latina. Pero Alejandro Mamani, abogado litigante y miembro de la organización Abosex, coincide en que las violaciones a la Ley de Identidad de Género son frecuentes.

Invisibilización de la violencia contra varones trans

“Hay violencia para todos los colectivos. Las personas trans tienen muchos problemas para acceder a la justicia. Hay transfobia, transodio. Y además, dentro del colectivo, las violencias contra los varones trans tienen todavía más invisibilización, como este caso de denuncias en los que no se respeta el género autopercibido”, expresó.

A ello se debe, agregó, que las colectividades disidentes o colectivos marginados, los racializados, e incluso las mujeres, tienen desconfianza en el Poder Judicial porque conocen la falta de respeto a la que están expuestxs.

“La justicia tiende a no respetar la autopercepción. Les pasa, por ejemplo, a las personas trans migrantes, porque para cambiar su DNI tienen que cambiar su residencia permanente. Hay muchas mujeres trans presas en cárceles que no tienen su DNI modificado”, precisó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s