Noticias

Gabriela Borrelli y Julia Mengolini presentaron “Lecturas feministas” en la UNQ

Por 

El día martes, en la Universidad Nacional de Quilmes, ante una Rosa de los Vientos colmada de estudiantes, Julia Mengolini y Gabriela Borrelli presentaron el libro “Lecturas feministas. Escritos desde el siglo V a.C. hasta el presente”, escrito por Borrelli y editado por Futurock, el proyecto multimedia liderado por Mengolini. La presentación se enfocó en la coyuntura política de la región, y en cómo la misma puede ser leída, pero sobre todo transformada, por los feminismos. El evento estuvo organizado por la Licenciatura en Comunicación Social de la Universidad Nacional de Quilmes, la Cátedra Abierta de Géneros y Sexualidades y la Revista Espartaco. Se contó con la asistencia de la historiadora feminista Dora Barrancos, quien fue ovacionada al comienzo del acto, y abrazada por las presentadoras.

Bolsonaro, la afrenta fascista y los feminismos

El primer tema de la charla fue la victoria del candidato fascista Jair Bolsonaro en Brasil, asunto ineludible al pensar en la regresión conservadora que experimenta la región latinoamericana. Para Julia Mengolini, el voto brasileño estuvo más vinculado al odio que a la elección de Bolsonaro en sí mismo como presidente. “Prefiero pensar en el lavado de cerebros a pensar que la gente quiere votar fascistas”, sentenció. Y se refirió al odio inoculado en la población por las élites, los medios hegemónicos y el poder judicial, tríada que también protagoniza las afrentas a los derechos humanos y a la economía de lxs trabajadorxs en Argentina.

Y al hablar de las resistencias a estos poderes, los feminismos llegaron solos a la conversación, ya que han sido y son las mujeres, y las disidencias, las que protagonizan las movilizaciones tanto frente a Bolsonaro como frente a Macri. “Hay un tufillo extraño que culpa a las feministas, que nos dicen ‘¿vieron lo que provocaron?’”, advirtió Borrelli, y concluyó: “la culpa no la tenemos ni las feministas ni la izquierda, la culpa la tienen los mismos de siempre, los Blanco Villegas y los dueños del capital”.

Educación sexual para decidir

Fiel a su oficio de periodista, Mengolini llevó para compartir con el público dos audios que se viralizaron los últimos días, ambos con discursos antiderechos y fervientemente opuestos a la aplicación de la Ley de Educación Sexual Integral (ESI). “Para estar en contra del aborto, estaban demasiado a favor de la ESI”, sostuvo la periodista, y agregó tajante: “lo que no quieren es que gocemos, lo que no quieren es que la pasemos bien, lo que no quieren es que garchemos”. Además de resaltar que la ESI ya es ley hace doce años, y que los sectores conservadores parecen haberse enterado recién ahora, Mengolini valoró que se trata de una herramienta para desarmar la violencia del binarismo.

Respecto al rechazo a la legalización del aborto en Senadores, ambas sostuvieron quedebemos hablar de una derrota, para así entender lo que sucedió y reorganizarnos para seguir dando la lucha. Y sobre la habilitación del debate en las Cámaras por parte del presidente Mauricio Macri, Mengolini sostuvo que se trató de una estrategia, porque ya sabían que no daban los números, y que finalmente sirvió para empoderar mucho a los sectores antiderechos. “Esta maniobra que hizo el macrismo de abrir el debate fue para despertar, en la derrota política que tuvimos, a todos estos microfascismos que hoy todavía quieren ir más para atrás”, alertó Gabriela Borrelli.

 

Contra los esencialismos

Mengolini dedicó parte de su exposición a llamar la atención frente a cierto regreso al esencialismo que pregonan algunos sectores del feminismo: “a veces siento que nos estamos poniendo muy biologicistas en nuestras estrategias”, planteó. Para evitar caer en esos biologicismos, llamó a entender que “nuestra alianza política con las mujeres es coyuntural” y que “no hay algo esencial que nos una; nos unimos frente a la opresión. Por eso las disidencias son una clave”. Así, ambas alentaron el avance de los transfeminismos y buscaron correrse del culto a la genitalidad que puede volverse peligroso. “El movimiento feminista es transfeminista, queremos vivir el deseo en su fluidez”, completó Borrelli.

Pero alejarse del esencialismo no implica desconocer el lugar de las mujeres como sujetas políticas en nuestra sociedad. “Yo quiero hacer política con la piel de galina”, reivindicó Mengolini, y Borreli agregó, recuperando a Safo: “el amor también puede ser una forma de intervenir la realidad, una forma de estar en el mundo”.

El origen de “Lecturas feministas”

Aunque una de ellas afirma que fue durante una conversación en la playa, y la otra sostiene que fue en un hotel, ambas mujeres coincidieron en que el libro compilado por Borrelli surgió por un pedido de Mengolini: “anotame cuáles son los diez libros que una feminista debe leer”. Así comenzó la aventura de recopilar obras, seleccionar fragmentos y organizar las lecturas. “Es una osadía decir que el libro es mío”, planteó Borrelli varias veces a lo largo de la presentación. Pero la marca de esta escritora, una ferviente militante de la lectura, está presente a lo largo de toda la obra. Los textos están hilados bajo cierto orden cronológico, pero también temático: poetas, pensadoras, académicas de Europa y de América pueblan las páginas del libro, introducidas por la pluma de Borrelli en cada capítulo.

En esa reivindicación de leer(nos) más, Borrelli celebró que estemos en una etapa donde vamos dejando de leer tanto las biografías de las mujeres reconocidas -y todas las penurias que debieron sufrir- y empezamos a leer más sus conceptos e ideas. ¿Todas estas autoras eran feministas, desde el siglo quinto antes de Cristo? “Otra de las osadías que comete este libro es mirar al feminismo desde tanto tiempo antes”, planteó la autora. Aunque quien lee a Cristine de Pisán, por nombrar solo una de las precursoras compiladas en la obra, tendrá pocas dudas de la impronta feminista de sus planteos. La propuesta de Borrelli, entonces, es que leamos a estas escritoras desde el feminismo, no por etiquetarlas de modo anacrónico, sino porque hacen parte del acervo cultural de nuestros feminismos modernos. “Leer el pasado es siempre una pregunta hacia el presente”, señaló.

¿Cómo se conoció Gabriela Borrelli con Cristine De Pisán, Virginie Despentes o Judith Butler? “Yo estudié en la Universidad de Lomas, pero en el 97 no se enseñaban mujeres. Aprendí mucho más en el bar“, recordó entre risas. Y dejó conocer una primicia: habrá un “Lecturas Feministas 2”, un segundo volumen orientado a pensadoras latinoamericanas.

¿Qué hacemos (con) los hombres?

La periodista y la escritora dedicaron también un rato a hablar sobre el papel de los varones en esta revolución feminista. Mengolini instó a dejar de lado los dogmatismos: “los varones no pueden seguir afuera de nuestra lucha, incluso por cuestiones estratégicas”. En esta línea, se refirió a la licencia por paternidad como una lucha feminista donde ellos son protagonistas, y “se la tienen que poner  al hombro”.

Por su parte, Borrelli propuso que el ejercicio deconstructivo de las feministas, “las genias de la deconstrucción”, sea trasladado a la lucha contra las otras opresiones. “Ahí está lo que pueden hacer los varones, cuando preguntan qué hacer con el feminismo, ¡ahí está!”, señaló.

Futurock, una apuesta colectiva

Las periodistas de Espartaco Revista que participaron de la mesa le hicieron a Julia Mengolini una pregunta por los objetivos de Futurock, una radio online y un proyecto multimedia que Julia Mengolini fundó hace dos años. ¿A qué apuntan con Futurock? “A ser el discurso hegemónico”, dijo Mengolini sin eufemismos, “a dejar de ser el alternativo porque sino no vamos a cambiar el mundo”. Y sobre el panorama actual de los medios de comunicación y en especial la radio, agregó: “son épocas donde las radios están perdiendo identidad, y al final todo se desmorona. Ninguna FM tiene mucho sentido. En cambio ponés Futurock y es muy propia de la época“. Y cerró con un dato no menor sobre lxs trabajadorxs de la radio: “todos los meses les aumentamos el sueldo, lo que se pueda pero les aumentamos”.

 

La presentación de “Lecturas feministas” tuvo risas, reivindicaciones y análisis. Pero sobre todo dejó en la Universidad, y especialmente entre lxs graduadxs y estudiantes de comunicación, una sensación de que hay esperanzas de construir algo diferente, a pesar de todo. Y de que, tarde o temprano, se va a caer.

Anuncios

2 comentarios en “Gabriela Borrelli y Julia Mengolini presentaron “Lecturas feministas” en la UNQ”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s