Noticias

¿Y del femicida qué sabemos?

Por Evelin Giancristoforo

Carolina tenía 25 años y cursaba el octavo mes de embarazo cuando fue hallada muerta en el Hotel “Susurros” ubicado en Varela.

Por el crimen fue detenido Ariel G., el hombre de 37 años que ingresó junto a la victima y luego escapó cinematográficamente del albergue transitorio rompiendo la barrera del estacionamiento y se logró su identificación por una cámara del lugar. 

Durante estos sucesos, otro hombre se presentó el domingo a las 18.30 en la seccional 3° de Quilmes denunciando la desaparición de su concubina, a quién dijo haber visto por ultima vez, el sábado a las 2 de la mañana.

De acuerdo a lo que especificó, se trataba de una mujer que estaba cursando el séptimo mes de gestación de su bebé. Además dio detalles del aspecto físico. A los efectivos les pareció coincidente esa descripción con los del cadáver hallado en el hotel “Susurro”.

Clarín titula sin temblar: “las heridas que provocaron que la embarazada se desangrara se habrían producido durante un “juego sexual” con esa botella de cerveza que no aparece”

La pareja de Carolina declaró: “Ella tenía ganas de comprar algo y fue y no volvió más. No tenía relación con gente de afuera. Desde hace un año y medio que está conmigo y nunca se fue”. En esta declaración se puede notar la posesión y el encierro dentro de la pareja. 

El marido aseguró que su mujer no tenía un amante y que casi nunca salía sola: “Yo le decía que salga con sus amigas, que vaya a bailar antes de quedar embarazada pero no quería salir si no era conmigo”.

“Eramos carne y hueso, siempre juntos”, finalizó normalizando por completo el amor romántico y la violencia total en la pareja. 

Mientras esta entrevista sucedía, los medios aseguraban muy seguros: “juego sexual violento”. Y esto lo confirmaron y aseguraron a dos horas de encontrar el cuerpo violentado y muerto de una joven. 

No tardó en llegar. Los grandes medios empezaron a replicar: “Qué hacía embarazada en un telo” y la Justicia hablando estas teorías sin sustento, el único sustento que tenían es que se trataba de un telo. Pero ¿Y si se la llevaron a la fuerza? ¿Y si tenía ganas de ir al telo? Estar embarazada y en un telo, te acredita a ser un femicida. Otra vez el ojo en el cuerpo muerto de una mujer y no en el femicida.

Hoy el sospechoso se encuentra detenido y la causa está caratulada como “homicidio”. Señores jueces, esto es femicidio, por donde se lo mire.

La familia salió en medios a pedir que no se manche la imagen de la joven, pidieron que iba a ser una gran madre y también rogaron por información sensata. Todos muy preocupados por la imagen “de la buena chica”, nadie por saber la verdad.

Los parámetros, la presión patriarcal en la que vivía Carolina se puede ver claramente luego de su aparición sin vida.

Es importante deconstruir:

A) Si fue por sus propios medios al hotel y accedió a juegos sexuales “violentos” y aún así la mataron: es femicidio. Nada arruina su imagen, la imagen que tienen que arruinar es la de Ariel. Nunca cuestionar nuestra libertad, siempre cuestionar su impunidad. 

B) Si fue secuestrada y violada, es femicidio.

Se dijo que era paquera, los medios cuestionaban qué hacía en un telo, todos apuntan a Carolina, que no esta para defenderse, todos la aleccionan. Y del asesino qué sabemos?

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s