Noticias

Quilmeña disertó sobre el proyecto de Aborto Legal en diputados

En el marco de la cuarta jornada de debate sobre la despenalización del aborto, se destacó la licenciada en Trabajo Social, Carolina Atencio, quien compartió las experiencias que se viven desde su lugar de trabajo: la Consejería de Salud Sexual y Reproductiva de Quilmes.

 

WhatsApp Image 2018-04-19 at 17.50.19 (1)

Con más de 40 oradores, se lleva a cabo la cuarta jornada con una nueva metodología: a diferencia de las anteriores, los expositores a favor y en contra intervendrán de forma intercalada.

Entre las oradoras a favor, se destacó Carolina Atencio, trabajadora social quien, además, trabaja en la Consejería de Salud Sexual y Reproductiva de Quilmes.

Carolina Atencio, contó duras experiencias y explicó: “Mi propósito es compartir con ustedes la experiencia de la Consejería de Salud Sexual y Reproductiva de Quilmes”

“Las Consejerías de Salud Sexual y Reproductiva, son un espacio de asesoramiento, información, escucha y acompañamiento, son una estrategia central de promoción y prevención de la salud sexual y reproductiva con perspectiva género y derechos.  Promueve la autonomía de quienes se acercan, la confidencialidad, el pensamiento crítico, la equidad y la diversidad”, puntualizó la trabajadora social sobre el rol de la consejería en la ciudad del conurbano.

La activista feminista manifestó: “Respetamos el derecho al acceso a la información y a partir de allí nos proponemos generar autonomía en la toma de decisiones de todas las mujeres que se acercan. Recibir información de cómo acceder a una interrupción del embarazo, es un derecho quién se acerca a nuestro espacio”

Es así que explicó como abordan los casos desde la llegada de una mujer que no quiere continuar con su embarazo: “Durante la escucha, siempre respetuosa, privada y confidencial, el equipo se desprende de cualquier opinión sesgada de prejuicio y valoraciones personales, porque en ese momento lo único que importa es la problemática de quien está enfrente confiando en nosotros y esperando encontrar soluciones a lo que en ese momento es un problema.  ¿Cómo entender una gestación no deseada como un problema, si para las mujeres debería ser una bendición? Eso se escucha seguido, ¿cómo hago ahora para seguir? ¿Qué va a pasar con mi vida? ¡Tengo miedo! Se observa desesperación, angustia, bronca, desilusión”

De esta manera, Carolina Atencio contó experiencias puntuales para dar el debate desde la realidad:

  • Ayelen 17 años: estoy en 6to año, vivo con mi mamá, la pareja y mis hermanos”, somos 11 en total. Es una casilla, tiene 2 piezas. Quiero terminar la escuela y empezar a trabajar. A mi novio no le importa, solo quiere drogarse, me dijo que haga lo que quiera. Vivimos de las changas de la pareja de mi mamá, es cartonero, ella cobra la AUH”. Mi mamá ya sabe, me dijo fíjate donde te vas. “No lo quiero” “Desde que me entere no duermo y falto a la escuela, tomé cosas, me drogue, estoy desesperada.

 

  • Melina, 32 años: soy cuidadora de adultos y estoy terminando la carrera de acompañante terapéutico. Siempre me cuidé con pastillas, pero hace tres meses que estoy con problemas de salud y tomo antibióticos muy fuertes, parece que tengo algo en la columna. Mi marido me acompaña, él es albañil, tenemos una hija de 6 años. Estamos solos, no alejamos de la familia para poder salir a delante. Los dos sabemos que otro hijo no podemos mantener.

 

  • Gabriela, 16 años: estoy embarazada, vivo con mi papá, mi mamá se fue, nos abandonó. Mi papá no sabe, me va a matar, trabaja todo el día. No sabe que estaba con alguien, él tiene 19, cuando se enteró me dejó, me dijo que él no está preparado para esto, que yo haga lo que quiera pero que él no lo quiere. Ya casi no duermo, pensé en matarme, no puedo con esto.

 

  • Lucia 23 años: creo que estoy embarazada, estoy estudiando abogacía, yo me cuidaba con los días, estaba segura. Si tengo un hijo voy a tener que abandonar la carrera para ir a trabajar. Vivo con mi abuela, ella nos crio a mí y a mis hermanos, soy la más grande y la ayudo a mi abuela con mis hermanos, ella está haciendo un esfuerzo para que yo valla a la facultad. No puedo tener un hijo, no quiero. Siento que hay algo dentro de mío que está de más.

 

  • Sabrina, 25 años: ahora estoy sin trabajo, ya tengo 3 hijos. Estuve internada por las drogas, me recuperé, quiero estar bien. No puedo tener otro hijo ahora, vivimos de prestado en la casa de una amiga. Estoy buscando trabajo para poder mudarme, una amiga me dijo que me va a conseguir para limpiar una casa. Mi novio está en la cárcel, voy a visitarlo, yo no quería, se puso pesado y accedí.

 

“Despenalizar y legalizar la Interrupción Voluntaria del Embarazo, significaría sacar de la clandestinidad a estas mujeres y otorgarles dignidad para poder decidir libremente sobre su propio cuerpo, sus deseos, su propia vida. Es una cuestión de salud pública, de justicia social e de igualdad y es la obligación del estado garantizarla”, finalizó.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s