Entrevistas

Luciana Peker: “Yo profeso un feminismo no careta”

luciana_peker_crop1488671497755

La periodista especializada en género, Luciana Peker escribe sobre las violencias que sufren las mujeres en Página/12, en la revista Anfibia y en muchos otros foros.  Es una de las impulsoras en la Argentina del movimiento #NiUnaMenos, publicó el exitoso libro “La revolución de las mujeres” y conversó con Revista Combativas

Revista Combativas en su primera edición dialogó con la periodista feminista Luciana Peker  sobre la práctica periodística centrada en la cobertura del movimiento de mujeres, las dificultades y desafíos con los que se enfrentan las comunicadoras a diario y sobre su exitoso libro “La Revolución de las mujeres”.

 

-¿Cómo ves en la actualidad el tratamiento de las noticias entorno al género en los medios de comunicación? 

Por un lado, los temas tienen más relevancia y espacio informativo, por ejemplo los femicidios son tratados por periodistas policiales que ponen hincapié en el morbo, en la forma cruenta y en quiénes son los autores , eso no es darle más cobertura al periodismo de género;  yo quisiera que haya más mujeres en la televisión, periodistas feministas, periodistas con perspectivas de género, y que la cobertura no sea de más espacios para el morbo sino de realmente más espacios para cambiar las cosas y evitar la violencia que nos atraviesa.

– Sos una de las referentes del suplemento feminista de Página 12  “Las 12” ¿Cómo comenzaron y por qué? 

Es un lugar que amo, que tengo puesta la camiseta, que lo siento como lugar propio. Nunca hubiera podido desarrollar mi propia experiencia en periodismo de género sin un suplemento en el que pude hacer una nota por semana. La directora es Marta Dillon y empezó con Sandra Russo, después me sumaron. Como periodista siento orgullo del trabajo y de mis compañeras. Es una forma de demostrar que se necesitan espacios donde exista el periodismo de género para desarrollar una teoría, voz propia, complicidad con lectoras, una investigación, una continuidad. Sin espacios no hay periodistas y sin periodistas no es posible contar las historias que contamos y que construyen otra voz frente a la violencia a las mujeres.                   

-¿Por qué crees que tu libro tiene una muy buena aceptación al público? 

Por un lado, estoy muy agradecida de la demanda, pero por otro lado, es muy fuerte que todavía las grandes editoriales no hayan visto que hay una cantidad de público demandando el libro: yo creo que es por discriminación implícita y explicita y también porque no saben lo que está pasando, ni la televisión, ni las grandes editoriales con la Revolución de las Mujeres. No solo en lo que respecta a la cantidad de ventas como tema comercial sino como demanda real que hay. Yo viajé por Tucumán, Tandil, Córdoba, Buenos Aires y es muy emocionante ver el sacrificio de los que le ponemos la cuerpa con mucho sacrificio y con poco redito laboral. La idea es empoderar a las otras y también a nosotras como periodistas, escritoras.

– Tu escritura se convierte en una completa radiografía de las realidades aplastantes en las que estamos inmersas, ¿Cómo vivís desde tu profesión la lucha contra el machismo?

La lucha contra el machismo es ideológica y esta cruzada desde lo personal, desde lo profesional. Yo profeso un feminismo no careta, donde no solo cuento mis vivencias sino que también arengo a las otras a las más jóvenes a no sufrir discriminación pero no creyendo que no la vamos a sufrir sino que nos vamos a levantar del sufrimiento. Creo que hay que ser más ambiciosas, creo que hay que ser más solidarias, creo que hay que golpear las puertas.

Pase por millones de situaciones de discriminación, de que me quieran echar estando embarazada, maltratos tremendos por ser madre, me reprocharon ir al último día de primaria de mi hija, me dijeron que para qué necesitaba la plata si tenía marido, que encima mantengo a mis hijos sola, me echaron de la televisión diciéndome que se cagaban en el género, que mis cejas estaban muy pobladas, o cuanto peso o cuanto dejaba de pesar.

Esas cosas me han dolido y me duelen, son obstáculos en una carrera que hace que las mujeres no lleguemos a los grandes medios, creo que el periodismo es muy cerrado, los grandes diarios tienen situación de precarización y son situaciones en las que no hay derechos mínimos como licencia por enfermedad, que no son directamente desde el machismo pero que hacen que todo sea más difícil para las jefas de hogar y madres, entonces hay que reestablecer esos  derechos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s